ALIMOCHE COMÚN

ALIMOCHE COMÚN (Neophron percnopterus)

Nombre científico

Neophron percnopterus

Estatus

Población

30.000-40.000 individuos maduros y decreciendo en número (Lista Roja IUCN 2011)

Habitat

Habita en zonas áridas y semiáridas. Matorral de tipo mediterráneo, pastizales, áreas de distribución montañosos hasta los 3000 m sobre el nivel del mar

Longitud

55-65 cm

Peso

1.6 a 2.4 kg

Características

El alimoche común es un ave rapaz, conocida como el buitre del Viejo Mundo con menor envergadura, posee alas largas y puntiagudas, color blanco con extremos grises y negros que alcanzan una envergadura de 155-170cm, una cola ancha en forma de cuña, se caracteriza por tener la cabeza de color amarillo, así como una gorguera de plumas con aspecto desflecado en la cabeza, cuerpo blanco con matices color crema en los ejemplares adultos, los jóvenes presentan un color pardo que va cambiando a medida que van mudando las plumas, hasta llegar al color definitivo a los 5 años, además presentan un pico color gris.

El alimoche común posee un pico largo y fino, que a diferencia de los buitres mayores, le impide desgarrar animales grandes, por lo que suele ser el último de su especie en alimentarse, una vez que las aves mayores han acabado con casi toda la carne, el alimoche hace presencia para enguñir de los restos, sin embargo esta característica le brinda mayor adaptabilidad para la selección de alimento pudiéndose alimentar de insectos, huevos y animales pequeños, también suelen alimentarse de basura o de excrementos de ganado doméstico razón por la cual se lo conoce como “boñiguero” en algunas comarcas.

Es un ave solitaria, aunque en ocasiones pueden seguir otros congéneres u otras especies de buitres y cuervos. Los ejemplares occidentales emigran en invierno grazando el estrecho de Gibraltar a mediados de julio y octubre, para asentarse en diferentes regiones del África subsahariana; el retorno a las áreas de cría tiene lugar desde principios de febrero hasta mediados de abril, estas aves poseen lo que es conocido como filopatria, una tendencia que presentan muchas especies animales a permanecer en el mismo territorio en que nacieron, o a volver al mismo para reproducirse o nidificar.

En España, el alimoche común es normalmente un visitante estival, adaptada a la geografía de las islas orientales, especialmente en Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote, aunque existen poblaciones sedentarias en las islas de Menorca y Mallorca.

Se conocen tres subespecies de alimoche común, Neophron percnopterus percnopterus, provenientes de África y el sur de Europa hasta el noroeste de la India; Cabo Verde. Neophron percnopterus majorensis de las Islas Canarias (Fuerteventura) el cual posee un pico color amarillo con punta negra, y Neophron percnopterus ginginianus de Nepal e India, caracterizado por su pico totalmente amarillento.

Amenazas

Pesticidas

La principal amenaza para el Alimoche común es el uso de pesticidas agrícolas, normalmente los Alimoches ponen dos huevos entre los meses de Marzo y Abril, en nidos realizados con pelos de animales, ramas y huesos, el transporte de estos materiales es realizado con el pico, a diferencia del resto de las aves de su especie, por lo cual el contacto con pesticidas y venenos es directo, disminuyendo la puesta de huevos a un sólo huevo originando un declive en su reproducción.

La evolución negativa de la especie en España ha motivado su paso a la categoría de “en peligro” en la última revisión del Libro Rojo de las Aves de España (Madroño et al., 2004), siguiendo los criterios establecidos por la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN).

En el reciente Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y Catálogo Español de Especies Amenazadas (Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero) el alimoche figura como “vulnerable”, categoría que, de acuerdo a la Ley 42/2007 art. 55, b), engloba aquellos taxones o poblaciones que corren el riesgo de pasar a la categoría anterior en un futuro inmediato si los factores adversos que actúan sobre ellos no son corregidos.

Falta de alimento

Por la forma de su pico, al alimoche no puede cazar presas grandes y desgarrar pieles gruesas, por lo que espera que otros depredadores o aves hagan esta parte y se alimenta de los restos de pieles y carne que queda en los huesos, por lo que se ven en la necesidad de buscar otra forma de alimentación, es así como es común que acudan a vertederos de basura y muladares, y de excremento de animales principalmente de ganado. Actualmente se han visto afectados por el cierre de muchos basureros, el cambio en la gestión de los restos de ganado a formas con menor impacto ecológico, por lo cual la posibilidad de alimentarse se ve disminuida.

Los Alimoches también se ven afectados por accidentes con tendido eléctrico, colisiones con aérogeneradores, cebos envenenados, la alteración de hábitat de nidificación y la persecución directa del humano.

Conservación

La Liga para la Protección de la Naturaleza (LPO, BirdLife en Francia), tienen un proyecto desde el año 2005, para la recuperación del Alimoche común en el sur-este de Francia, proyecto que consiste en el establecimiento de comedores o restaurantes para los Alimoches y otras especies de buitres, de manera de brindar una posibilidad de alimentación para esta especie. Enfocado principalmente en las áreas de Provence-Alpes-Costa Azul, Ródano -Alpes y Languedoc-Roussillon.Liga para la Protección de la Naturaleza (LPO, BirdLife en Francia), tienen un proyecto desde el año 2005, para la recuperación del Alimoche común en el sur-este de Francia, proyecto que consiste en el establecimiento de comedores o restaurantes para los Alimoches y otras especies de buitres, de manera de brindar una posibilidad de alimentación para esta especie. Enfocado principalmente en las áreas de Provence-Alpes-Costa Azul, Ródano -Alpes y Languedoc-Roussillon.

La WWF comenzó a trabajar más decididamente por la conservación de esta especie a partir del año 2000 con actuaciones centradas en la población nidificante en el actual Parque Natural Hoces del Río Riaza (Segovia) en colaboración con los gestores de dicho espacio. En esta zona WWF creó en 1974 el Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega, impulsado por Félix Rodríguez de la Fuente, y allí se constató que la población de alimoche estaba sufriendo un rápido descenso. En concreto, desde el año 2000 WWF realiza el censo anual de parejas reproductoras en las Hoces del Riaza a lo largo de todo el periodo reproductor (marzo-septiembre). De este modo, cada año se realizan entre 8 y 10 visitas a cada una de las parejas. En esta fase se presta especial atención a la normal evolución de los pollos, así como a la detección de casos de mortalidad de aves adultas, para poder intervenir con prontitud, como por ejemplo, en el análisis o recogida de pollos envenenados

Además, WWF ha iniciado un programa de alimentación suplementaria específico para el alimoche tras recoger experiencias llevadas a cabo en Andalucía y Cataluña. Este programa se ha puesto en marcha con la finalidad de incrementar el éxito reproductor de las parejas nidificantes y disminuir la incidencia de los cebos envenenados. Mediante el aporte continuado de alimentación para el alimoche en dos muladares, el objetivo es establecer una segregación espacial y temporal en los mismos, de forma que se haga compatible con la alimentación suministrada a los buitres leonados.