Desmán ibérico (Galemys pyrenaicus)

Nombre científico

Galemys pyrenaicus

Estatus

Habitat

Ríos, torrentes y lagos del norte de la Península Ibérica.

Longitud

11 - 16 cm

Longitud de la cola

12 - 16 cm

Peso

35 y 80 gramos

Características

El desmán ibérico, desmán de los Pirineos o almizclera es un mamífero del Orden Eulipotyphla, único de su género. Junto al desmán ruso (Desmana moschata), constituye la subfamilia Desmaniinae (familia Talpidae), siendo ambas especies representantes únicos de sus géneros.

Tiene un aspecto físico inconfundible, aunque puede tener semejanzas a otros animales como la rata, el topo o la musaraña, de donde toman sobrenombres como rata de agua, topo de agua o rata trompetera. Posee un hocico aplanado, con una especie de trompa, que le sirve para encontrar las larvas de las que se alimenta, un cuerpo rechoncho parecido al de un topo, las patas traseras son de mayor tamaño que las traseras y tienen membranas adaptadas para el nado, en cambio las delanteras están adaptadas para escarbar la tierra y hacer madrigueras donde cría a su prole y se pone a salvo de sus predadores. Tiene una cola larga y gruesa de forma redondeada y escamosa, pelo largo y liso de color castaño o gris, con irisaciones y el vientre más claro, ojos muy pequeños y ausencia de pabellones auditivos. El desmán ibérico posee una glándula de almizcle en el arranque caudal.

Su alimentación se basa en insectos, principalmente en larvas o ninfas, hecho que lo hace muy dependiente de factores que favorezcan la presencia de su alimento, sobre todo la regularidad del caudal, la oxigenación y la ausencia de contaminación de las aguas. Esta especie presenta un comportamiento más que todo nocturno y habita en arroyos montañosos de aguas limpias y bien oxigenadas, proximidades de riachuelos y torrentes, muestran una preferencia por las regiones de clima oceánico frente a las de clima mediterráneo. Ríos, torrentes y lagos del norte de la Península Ibérica: norte de Portugal, Galicia, Montes Cantábricos, ambas vertientes de los Pirineos y en determinadas zonas de los sistemas Ibérico y Central.

Amenazas

Alteración del hábitat

La principal amenaza para el desmán ibérico es la degradación de los lugares donde habita, dada la especificidad de hábitat y requerimientos ecológicos descritos para el desmán, causados por la contaminación del agua por agentes orgánicos y químicos, la creación de barreras o muros artificiales de los embalses centrales o mini centrales hidroeléctricas interrumpen la continuidad longitudinal del cauce, provocando la fragmentación del hábitat. Las detracciones excesivas de los caudales pueden generar que el flujo de estos esté por debajo de lo tolerable para la supervivencia del desmán, el incremento estacional de la población en núcleos urbanos de montaña, especialmente en verano, facilita estas detracciones excesivas, así como mayores vertidos a los cauces, en ocasiones con depuración insuficiente. El deterioro de las orillas, causado por diferentes actividades que inciden a diferentes escalas (vertidos, colmatación de cenizas arrastradas por la lluvias tras los incendios, extracciones de áridos, canalizaciones, etc.) es una amenaza importante, puesto que es en el lecho de los ríos donde el desmán busca su alimento. De igual manera, el calentamiento global, que causa disminución del hábitat disponible.

Depredación

El desmán ibérico es una animal de tamaño pequeño por lo que constituye una presa fácil para muchas especies, en la actualidad su principal enemigo es visón americano, es un depredador que ha tiene un impacto, no sólo en el desmán, sino en muchas otras especies. También suelen ser presa de la nutria, y en poco rango de peces como la garza real, la cigüeña común, la lechuza y hasta en ocasiones de gatos domésticos. La tendencia al calentamiento del clima puede permitir que nuevos depredadores generalistas colonicen áreas a mayores altitudes, lo que podría aumentar la vulnerabilidad de poblaciones de desmán presentes en cabeceras de arroyos de montaña.

Conservación

El desmán ibérico está incluido en el Catálogo Español de Especies Amenazadas con la categoría de “Vulnerable”, a excepción de las poblaciones del Sistema Central que están catalogadas con la categoría “En Peligro de Extinción”. El Libro Rojo de los Vertebrados Terrestres de España de 2007, aplicando las categorías UICN califica su estado de conservación, para el conjunto de España, como “Vulnerable”.

La conservación del desmán ibérico se han centrado, fundamentalmente, en su protección legal y en el conocimiento de sus efectivos poblacionales para poder valorar su tendencia y estado de conservación. No obstante, el desmán es referencia habitual en estudios de impacto ambiental de proyectos que afectan a su hábitat y una proporción relevante de su área de distribución actual se encuentra en espacios incluidos en la Red Natura 2000.

En 2011 se iniciaron en España dos proyectos cofinanciados por la CE, uno en Galicia (LIFE+ Margal Ulla, 2010-2015), y otro compartido entre Castilla y León y Extremadura (LIFE+ Desmania, 2012-2016), con el objetivo de incrementar el conocimiento sobre la especie, llevar a cabo actuaciones para la mejora de su hábitat, eliminar amenazas, favorecer el incremento y la conectividad de sus poblaciones.