Lobo ibérico (Canis lupus signatus)

Nombre científico

Canis lupus signatus

Estatus

Habitat

Península ibérica.

Longitud

Los machos alcanzan entre 130 y 180 cm de longitud, y las hembras entre 130 y 160 cm

Peso

Longitud de cola

28-56 centímetros

Los machos adultos pesan generalmente entre 35 y 50 kg, y las hembras pesan de 30 a 40 kg.

Características

El lobo ibérico es una subespecie de lobo que habita en la península ibérica, poseen un pelaje con tonos variables, oscuro en la zona dorsal y amarillento en la abdominal, con manchas de color oscuro en la parte superior del cuerpo y en el hocico, El conjunto de estas marcas o manchas oscuras, son las que le han dado el nombre “signatus” a esta subespecie de lobo, que en latín significa ‘signado’ o ‘marcado’, el pelaje en la época de invierno suele ser abundante a diferencia del verano en donde experimentan perdida del mismo, luciendo un aspecto escuálido. Tiene extremidades pentadáctilas y las posteriores con cuatro dedos, y un caminar digitígrada, es decir que camina con las puntas de los dedos. . Probablemente las características más distintivas de los animales de este orden son sus largos y puntiagudos dientes caninos o colmillos y sus afilados premolares superiores y molares inferiores

Es un miembro del orden de los mamíferos conocidos como carnívoros, poseen un sistema digestivo simple y sus garras son normalmente afiladas, además, sus clavículas son comparativamente pequeñas, sus cerebros están altamente desarrollados, por lo que estos animales están considerados más inteligentes que la mayoría de los otros grupos.

El lobo ibérico es vive en manadas, que son la base de la estructura social de los grupos, en donde se observan reglamentados en base a una jerarquía estricta. La época de gestación es generalmente una vez al año, entre 3 a 8 cachorros, la hembra amamanta a sus cachorros mientras que el macho le alimenta a ella cazando y regurgitando la comida que ha ingerido durante la caza. Al cumplir los tres meses los lobeznos (cachorros de edad inferior a tres meses) pasan a llamarse lobatos. Al cabo de un año tienen ya la morfología de adulto. Al cabo de un año y medio dejan de ser lobatos para pasar a ser lobos.

El lobo ibérico es vive en manadas, que son la base de la estructura social de los grupos, en donde se observan reglamentados en base a una jerarquía estricta. La época de gestación es generalmente una vez al año, entre 3 a 8 cachorros, la hembra amamanta a sus cachorros mientras que el macho le alimenta a ella cazando y regurgitando la comida que ha ingerido durante la caza. Al cumplir los tres meses los lobeznos (cachorros de edad inferior a tres meses) pasan a llamarse lobatos. Al cabo de un año tienen ya la morfología de adulto. Al cabo de un año y medio dejan de ser lobatos para pasar a ser lobos. Sus presas naturales son grandes hervíboros y otros mamíferos de menor porte, como zorros, perros, conejos y liebres. También en ocasiones cazan jabalíes solitarios o atacan al ganado doméstico.

Amenazas

Según los últimos censos de Portugal y España, el número de lobos ibéricos presentes en la Península es de 2.800 individuos, concentrados principalmente en el cuadrante noroeste.

Hasta principios del año 1970 el lobo ibérico era “oficialmente” considerado una plaga en España, y el gobierno pagaba recompensas por ver a estos animales muerto, por lo que en la actualidad en parte del territorio español el lobo ibérico es considerado una especie de caza, concretamente en las regiones de Galicia (Decreto 284/2001 entre otras), Cantabria (Reserva de Caza de Saja y Órdenes Anuales de Caza), Bizkaia (en Álava no protegido), Castilla León (Decreto 65/2011 entre otros) y La Rioja (Decreto 17/2004). Una caza que además de la deportiva se es una herramienta de prevención de los ataques del lobo a las reses. De hecho, cada año, las comunidades autónomas con poblaciones de Canis lupus autorizan matar más de 200 ejemplares. Las principales amenazas para la especie son la persecución directa, tanto por veneno como por lazos, disparo y otras artes.

En España, está en peligro de extinción en al sur del Duero, mientras que en el norte sufre importantes problemas de gestión que podrían amenazar la supervivencia de la especie, aunque no a corto plazo.

De igual manera se pueden enumerar las siguientes amenazas menores:

  • Incendios forestales
  • Fragmentación del hábitat debido a autopistas y vías de tren que además provocan atropellamientos
  • Desinterés de las autoridades competentes

Conservación

Según el Libro rojo de los Vertebrados en España el lobo está catalogado como vulnerable. A pesar de ello, las poblaciones al norte del río Duero pueden ser objeto de caza controlada y se permiten batidas en casos excepcionales, incluso en época de cría. Sólo el municipio de Muelas de los Caballeros quiere prohibir su caza por considerarla “especie emblemática”. En Portugal la conservación es algo mayor, pero cuando los lobos traspasan la frontera son cazados indiscriminadamente en Galicia y Zamora, inutilizando los esfuerzos conservacionistas del país vecino.

El Centro de Recuperación del Lobo Ibérico (CRLI), localizado en Mafra, fue creado en 1987 por el Grupo Lobo con el objetivo ser un espacio adecuado para la preservación del Lobo Ibérico, dando la oportunidad a esta especie de que vivan en libertad, protegidos de los cazadores. Al mismo tiempo, este lugar pretende promover acciones de divulgación y sensibilización sobre la verdadera naturaleza del lobo ibérico. Este espacio permite a los lobos vivir refugiados en un área de 17 hectáreas con una excelente cobertura vegetal. Los lobos pueden ser observados a través de diferentes puntos estratégicos, tales como torres de observación. Ven a visitar el CRLI y ayuda en la sensibilización y defensa de esta bonita especie amenazada.

Las acciones para la conservación del lobo ibérico son casi nulas, por lo que es considerado una especie perseguida, más que protegida.