Tortuga laúd

Tortuga Laúd (Dermochelys coriacea)

Nombre científico

Dermochelys coriacea

Estatus

Hábitat

Casi todos los océanos del mundo.

Longitud

1.83 a 2.2 metros

Peso

250 a 700 kg.

Características

La tortuga laúd es la mayor de todas las tortugas marinas y muy diferentes del resto, tanto en su apariencia como en su fisiología. Tiene un caparazón liso y de color azul oscuro, con forma semicilíndrica, a diferencia de las demás tortugas marinas no está formada por escudos óseos, sino que está hecha de tejido conectivo blando (de ahí el nombre de tortuga de cuero que se le da a veces) siendo flexible y gomoso al tacto. Tiene aletas largas, y un pico en forma de gancho que posee especie de barbas internas, como adaptación para su fuente de alimentación.

Son capaces de realizar viajes de miles de kilómetros; su medio de orientación es el campo magnético y cada año abandonan las regiones polares siguiendo las corrientes del golfo. Los machos en ningún momento de sus vidas abandonan el mar, las hembras únicamente salen a la superficie a poner sus huevos.

Se alimentan principalmente de medusas, sin embargo, también pueden cazar peces, crustáceos, calamares, erizos de mar y algas. Si bien la medusa es la mayor parte de su alimento, también puede comer peces, crustáceos, calamares, erizos de mar y algas. Puede comer cada día una cantidad de medusas equivalentes a su propio peso, hasta 50 individuos de la medusa grande. La tortuga laúd, pues, tiene un papel crucial en el mantenimiento del equilibrio ecológico y también económico. En efecto consumiendo medusas reduce su número y así éstas no comen los peces pequeños y aumenta la pesca.

Realizan el apareamiento cada 3 o 4 años, varios machos pueden aparearse con una misma hembra, las hembras se dirigen a las playas de anidación donde depositan sus huevos en nidos excavados en la arena, este proceso lo realizan de noche para evitar altas temperaturas que no puedan soportar, pueden desovar hasta 100 huevos, de los cuales aproximadamente 40 son estériles y sirven de protección para los que si van a eclosionar. Al igual que en el caso de los demás reptiles la temperatura ambiente del nido determina el género de las crías.

Luego de 60 días de incubación se rompe el cascarón y todas las recién nacidas cavan un camino para salir a la superficie y emprender durante la noche su travesía en dirección al mar. Muchas de ellas son devoradas en el trayecto por depredadores como aves y reptiles.

De todas las tortugas marinas, son las más migratorias, encontrándose distribuidas por diversas zonas que van desde áreas tropicales hasta los océanos sub árticos. En los meses de verano, las tortugas laúd son más comunes en la zona que va desde el golfo de Maine al norte hasta Florida en el sur. Cuando se aproxima el invierno se dirigen al sur, al mar Caribe y las zonas costeras de América del Sur y África, donde se encuentran con las tortugas procedentes de Europa. En este último lugar, gracias a la corriente del Golfo, se aventuran aún más al norte durante los meses veraniegos, y han llegado a ser vistas de forma esporádica frente a las costas de Noruega y en el mar Báltico. Las poblaciones del este de Asia emigran hacia las costas de Indonesia y Australia y el océano Índico.

Amenazas

La principal amenaza para la tortuga laud son los depredadores terrestres de las crías al momento de eclosionar, animales como las mangostas, mapaches, lagartos y varios tipos de aves. Al llegar al mar también tienen que enfrentarse a varios tipos peces de gran tamaño y tiburones. Los individuos adultos suelen ser presas de orcas, tiburones e inclusive jaguares.

En la actualidad su principal amenaza resulta ser el hombre al cazar a las especies adultas, recolectar los huevos que se encuentran en los nidos, contaminar las playas de anidación y desorientar a las recién nacidas tortugas con las luces de la ciudad provocando que en lugar de dirigirse al mar vayan en dirección a zonas urbanas.

Diversos tipos de contaminación en el agua también pueden causar que se enfermen y mueran. Debido a que las tortugas laúd se alimentan de medusas las cuales son transparentes, a menudo se asfixian comiendo trozos de plástico a la deriva, también se han encontrado ejemplares muertos con bolsas de plástico, piezas de plástico duro e hilo de pescar en el estómago.

Cambios climáticos globales amenazan de forma especial la anidación de la tortuga laúd, por erosión de sus playas y alteraciones en la redistribución de sedimentos a lo largo de la línea de costa. La producción de machos puede verse severamente comprometida en zonas importantes de anidación porque la elevación de las temperaturas puede sesgar los coeficientes de género a favor de las hembras, ya que la temperatura durante la anidación condiciona el sexo.

Conservación

Se encuentra catalogado por la lista roja IUCN como vulnerable además esta incluida en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES). Esto hace que sea ilegal herir o matar las tortugas. Se encuentran en el Anexo II del Protocolo Relativo a las Áreas y a la Flora y Fauna Silvestres Especialmente Protegidas del Convenio para la Protección y el Desarrollo del Medio Marino en la Región del Gran Caribe (SPAW, por sus siglas en inglés).

Proyecto LaúdSurge como una respuesta a la declinación observada en 1993. Es un proyecto de coordinación entre diferentes instituciones y grupos organizados que realizan acciones de conservación en las diferentes playas del Pacífico mexicano con el objetivo de realizar las mejores prácticas de conservación mediante métodos estandarizado, compartir información, contar con una única base de datos y realizar un informe anual que muestre la situación de la población de laúd en el Pacífico mexicano y sus tendencias.

En España con frecuencia se realizan en el litoral de Alborán campañas de limpieza de costas, playas y fondos marinos, para la retirada de basura incluyendo plásticos y la mejora de la calidad ambiental de entornos marinos. Este tipo de iniciativas contribuyen a reducir los riesgos para tortugas marinas por ingestión de plásticos y otros residuos. En estas acciones suelen participar redes de voluntarios ambientales del litoral de Alborán. En todo el litoral andaluz de Alborán está operativo el Servicio de Atención a Varamientos, que incluye un protocolo de asistencia de tortugas marinas varadas en las playas (Telf. emergencias 112).

WWF/Adena lleva más de 30 años trabajando a nivel mundial para proteger y conservar las tortugas marinas a las que considera especies emblemáticas. Los logros de conservación sobre esta especie benefician a miles de especies y sus ecosistemas, mucho menos emblemáticas que las tortugas. Para luchar contra las amenazas actuales WWF/Adena propone una serie de medidas:

  • Gestionar programas regionales de conservación
  • Preservar sus hábitats
  • Reducir la captura accidental (Bycatch)
  • Reforzar la aplicación de CITES